LA PLANTA DEL PIE

Arco plantar
Los huesos, ligamentos y músculos del pie constituyen una estructura elástica que le permite al pie adaptarse a superficies desiguales, deformarse para absorber golpes o transformarse en una palanca que transmite el peso del cuerpo.
La forma de la planta del pie presenta normalmente una bóveda cóncava hacia abajo, con dos arcos: longitudinal y transverso. Esta bóveda tiene tres puntos de apoyo que corresponden a la cabeza del primer metatarsiano, a la cabeza del quinto metatarsiano y a la tuberosidad del calcáneo; que junto a las partes blandas dan forma a la impresión plantar.
Como si de un elemento de arquitectura gótica se tratase, donde los arcos cumplen la función de estabilidad y sujección de la bóveda de grandes dimensiones (catedrales, pórticos, etc), los arcos plantares cumplen una función de estabilidad de nuestro cuerpo. La disfunción de su estructura, traerá consecuencias mecánicas en las articulaciones próximas: tobillo, rodilla, cadera y cintura lumbar.
Extraído de Soft Natura terapias manuales Madrid.

Comments are closed.